Sígueme por rss

Carreras populares

Viewing entries tagged with 'rock and roll'

IV Carrera del Rock and Roll

Posted by Antonio on 17 July 2010 | Comments

Tags: , ,

[img class=imgRight alt=IV carrera del rock and roll]http://www.correcarreras.com/assets/uploads/articulos/carrera_rock_2010.jpg[/img] Llevaba ya algún tiempo en el que solo podía pensar en la famosa cuesta, la llamada "rompecorazones", que junto a los conciertos y las camisetas rockeras hacen de esta carrera un evento tan popular. Debido a esa obsesión los entrenamientos previos resultaron especialmente duros, y al final ni con esas pudimos hacer frente a la realidad, que superó con creces todo lo que nos pudimos imaginar. Nos desplazamos hasta San Lorenzo del Escorial al atardecer. El sol empezaba a caer pero todavía se notaba excesivo calor en el ambiente. El escenario era incomparable. La misma salida, recogida de chip, los puestos de bebida y la excelente animación era justo al lado del mismísimo Monasterio del Escorial. Al haber poco más de ochocientos participantes la salida fue un lujo, sin agobios, a pocos metros de la misma línea. Ni siquiera el suelo empedrado supuso un motivo para quejarse. Dieron la salida y tratamos de no separarnos en exceso de los primeros cuidándonos de no sobrepasar un ritmo cómodo, porque lo peor estaba por llegar a los cinco kilómetros. O al menos eso creíamos. [img class=imgLeft alt=gatorade]http://www.correcarreras.com/assets/uploads/articulos/gatorade.jpg[/img]Lo que parecía una carrera tranquila se fue convirtiendo en una tortura. Según bordeamos el Monasterio, el único llano, primera subida importante que hizo subir las pulsaciones. Bajada por la paralela a la calle de la salida con la gente animando a ambos lados. Seguimos bajando y de repente un muro con giro a derechas, fue muy corto pero intenso, ahí ya empecé a notar que se estaban cargando en exceso las piernas. Más adelante llegamos al concierto, bajamos por la carretera como a la salida del pueblo y al girar a la izquierda, otra cuesta. No tan pronunciada pero si un poco larga. Volvimos sobre nuestros pasos por una calle paralela y bajamos nuevamente al concierto. A partir de ahí empezó realmente la pesadilla. Pasado nuevamente por el concierto de rock y viendo la inclinación del nuevo muro más adelante, yo estaba convencido de que empezaba ahí la famosa cuesta, pero que va, eso fue un durísimo precalentamiento que siguió a una ligera subida donde estaba el avituallamiento, gatorade, agua, nos echamos y bebimos todo lo que había porque el calor se seguía notando. Allí estaban las alfombras registradoras del tiempo, y al pasar por ellas no pude sino pensar en que, si ya tengo las piernas que no puedo más y ahora resulta que viene lo peor. Efectivamente, al girar a derechas, se podía contemplar el espectáculo de decenas de corredores escalando, literalmente, la calle. [img class=imgRight alt=walkman]http://www.correcarreras.com/assets/uploads/articulos/walkman.jpg[/img]Reconozco que de lejos hasta parecía asequible pero una vez que estabas allí, en el mismo veinticinco por ciento, lo único que podías hacer era abrir bien la boca para coger todo el oxígeno posible, respirando a mil por hora, el corazón latiendo a dos mil, y las piernas que sentías como si fueran a explotar, tanto como para decir que llegaban realmente a doler. Y es en ese momento, en el que a tu mente ya no le llega suficiente oxígeno y en el que la rabia e impotencia se doblegan ante la realidad y el razonamiento, en el que paras y empiezas a andar ayudándote de los brazos sobres los cuádriceps. Intentas hacer arrancadas para seguir corriendo pero es imposible. Si la cuesta podías dividirla en cuatro repechos con sus falsos llanos al coronar cada uno de ellos, en mi caso y gracias al apoyo de la gente pude llegar hasta el segundo sin parar, una vez superé el falso llano y empezó el tercer repecho tuve la sensación de que la cuesta había superado todas las expectativas y ni el peor ni más duro entrenamiento en Paracuellos se parecía a esta pesadilla. Al final pudimos con ella aunque fuese andando y como era lógico, una tremenda bajada. Nos dejamos llevar soltando las piernas a un ritmo vertiginoso, tal vez sometiendo un poco a las rodillas pero lo importante era que las piernas volvían a funcionar. Y así llegamos a la calle empedrada paralela a la salida y la gente seguía dando ánimos, era el momento, personalmente creo que empecé demasiado pronto a esprintar, se me pasó por completo que había que volver a girar y subir una [img class=imgLeft alt=last lap]http://www.correcarreras.com/assets/uploads/articulos/last_lap.jpg[/img]pequeña cuesta antes de entrar a meta. Al final entré sin competencia por delante y cuando por fin crucé el arco de llegada fue de las veces que más fuerte apreté el puño. Cuanto más dificultad más satisfacción por haberlo conseguido. Nos dieron más bebida y la famosa camiseta, en esta ocasión del grupo "I run maiden". Allí estuvimos comentando el recorrido, las sensaciones, el tiempo...hasta que llegó el último, que tenía premio, y se nos hizo realmente de noche. En cuanto a tiempos, en la clasificación general el tiempo fue de [b]0:35:53[/b], consiguiendo quedar en el puesto 75 de unos ochocientos, el 21 de mi categoría. Y estuve peor en la cuesta, con un tiempo de 07:19 minutos quedando en la posición 83. La próxima, el siguiente fin de semana, un bonito recorrido por el centro de Madrid aunque nada fácil. Estoy seguro que haber superado esta carrera nos ha servido de entrenamiento para la Cuesta de San Vicente.

comments | Read the full post